CADE Ejecutivos 2012: Hagamos País

“Lo que es bueno para la sociedad es bueno para la empresa” afirmaron 8 de cada 10 participantes al responder la encuesta realizada por Ipsos Apoyo, mientras que sólo 2 de cada 10 afirmaron que “lo que es bueno para la empresa es bueno para la sociedad”. Este simple pero profundo reordenamiento de palabras implica romper paradigmas sobre el rol del empresariado respecto a temas de largo plazo sobre los que descansa el bienestar y futuro de nuestro país. Implica trascender del rol de “hacer empresa” hacia un rol mucho más relevante, y que parte de un compromiso individual, que es el rol de “hacer país”, liderando el crecimiento sostenible y rentable de nuestras empresas.

Para que nuestro crecimiento y desarrollo sean sostenibles, los empresarios debemos jugar un rol proactivo y efectivo contribuyendo a resolver temas como la débil institucionalidad del Estado y del empresariado, las inaceptables condiciones en las que vive prácticamente uno de cada tres peruanos, la pobre calidad de nuestra educación, y la falta de valores y desconfianza que reina en nuestra sociedad.

Sembrando Semillas de Compromisos de Acción

Al igual que los anteriores, la cincuenta edición de CADE Ejecutivos “Líderes Empresariales, Compromiso con el Perú” sembró semillas de compromisos de acción que, con el tiempo, inspirarán decisiones y movilizarán recursos que contribuirán al desarrollo integral de nuestro país.

¿Cómo sabremos que CADE Ejecutivos 2012 tuvo éxito? Cuando el 95% de participantes que está comprometido a actuar con ética y rechazar la corrupción pase de promover códigos de ética y pactos de integridad a asumir los sacrificios de corto plazo que demanda hacer de la gestión ética fuente de admirable reputación y rentabilidad en el largo plazo. Cuando el 76% que está comprometido a promover la responsabilidad social empresarial pase de ejecutar programas y donaciones para construir una buena reputación a hacer de la responsabilidad e inclusión social un compromiso individual del líder y, a la vez, una estrategia de negocios sobre la que descanse la sostenibilidad y rentabilidad de la empresa.

Cuando el 71% que está comprometido a contribuir al fortalecimiento de las instituciones empresariales pase de ser un asociado más de un gremio empresarial a ser protagonista en el fortalecimiento de la credibilidad, representatividad, reputación y capacidad propositiva del mismo. Y cuando el 35% que está comprometido a participar en política y apoyar la gestión pública tome acciones concretas para trabajar de la mano del gobierno en el desarrollo de capacidades que le permitan al Estado realizar una gestión pública eficiente y transparente. Sólo al ver estos compromisos puestos en acción sabremos que CADE Ejecutivos 2012 marcó la diferencia.

Tengo confianza que no seremos complacientes y que el alto nivel de compromiso evidenciado en CADE Ejecutivos 2012 nos motivará a ser agentes de cambio en la construcción de un Perú en el que todos estemos unidos por una visión integradora e inspiradora, tengamos igualdad de oportunidades para lograr nuestras aspiraciones, seamos íntegros y tolerantes, y podamos vivir con esperanza y alegría.

Presentación de Apertura de Presidente CADE Ejecutivos 2012, Luis Torres Mariscal

Con esta presentación de 15 minutos aperturo la cincuenta edición de CADE Ejecutivos, “Líderes Empresariales, Compromiso con el Perú”.

Presentación CADE. Luis Torres Mariscal – Presidente de CADE Ejecutivos 2012 from CADE on Vimeo.

Innovaciones de CADE Ejecutivos 2012

Celebramos con alegria y orgullo cuando nuestro país destaca por su estabilidad macroeconomía, por el crecimiento de sus exportaciones, por la mejora de sus índices de competitividad y por ser magneto de capitales globales, entre otros logros. Sin embargo, ¿cuánto más podremos seguir celebrando si los empresarios no nos comprometemos – y contribuimos decisiva y efectivamente – a fortalecer la institucionalidad del Estado y del propio empresariado nacional? ¿Cuánto más podremos seguir celebrando si los empresarios no hacemos de la responsabilidad social un compromiso individual de los líderes empresariales y a la vez una estrategia de negocios sobre la que descanse la rentabilidad y sostenibilidad de las empresas? ¿Cuánto más podremos seguir celebrando si los líderes empresarios no practicamos y promovemos valores y códigos de ética que nos permitan construir una sociedad integrada basada en el respeto y la confianza? El próximo CADE Ejecutivos no se va a centrar en temas de la agenda nacional como “innovación” que fue abordado el año pasado o “competitividad” que fue abordado hace un par de años. La edición número cincuenta de CADE Ejecutivos 2012, que se realizará del 29 de noviembre al 01 de diciembre en Arequipa, tendrá como tema “Líderes empresariales, compromiso con el Perú” y se centrará en el líder empresarial como individuo, protagonista del crecimiento sostenible y responsable de nuestro país y agente de cambio en la construcción del Peru que todos soñamos.

La experiencia durante el evento será distinta. En particular, las interacciones entre participantes y expositores se realizarán a través de aplicaciones de software que se instalarán en los teléfonos y tabletas de los participantes y que facilitarán la formulación de preguntas y comentarios en tiempo real. Asimismo, sentados en mesas redondas de diez personas durante todo el evento, los participantes tendrán múltiples oportunidades para trabajar en grupo y formular propuestas concretas sobre los temas abordados. La experiencia fuera del evento también será distinta. Las discusiones y compromisos a lograr durante el próximo CADE Ejecutivos no sólo quedarán en el centro de convenciones, sino serán también distribuidos en tiempo real a decenas de miles de estudiantes y empresarios de todo el país a través de medios digitales y redes sociales.

Esperamos convocar a más de mil participantes – entre líderes empresariales, autoridades del gobierno nacional y de los gobiernos regionales y locales, y autoridades académicas y de la sociedad civil – para juntos comprometernos a tomar acción en temas de gran relevancia e impacto para el país como institucionalidad empresarial, compromiso social, compromiso político y gestión con ética, entre otros. Y de esta manera, trascender en nuestro rol de líderes empresariales: ir más allá de hacer empresa hacia un rol más sacrificado y que parte de una decisión individual que es el rol de hacer país, de construir un Perú integrado y justo, con oportunidades y esperanza para todos los peruanos y peruanas.

Por octava vez y luego de tres años, CADE Ejecutivos regresa a Arequipa, cuidad que nos espera con entusiasmo y pone a nuestra disposición su amplia y maravillosa infraestructura hotelera para celebrar lo logrado y asumir los compromisos que nos permitan construir el Perú que todos soñamos, el Perú que está en tus manos.

Para informes e inscripciones: http://www.cadeejecutivos.com/.

Social CRM: Convirtiendo “fans” y “followers” en clientes leales

Gracias a la adopción masiva de las redes sociales, los consumidores tienen la posibilidad – y el poder – de juzgar públicamente lo que perciben bueno y denunciar lo que perciben malo. Sin excepción alguna, todos los productos y servicios que se comercializan en nuestro país pasan por la evaluación pública de millones de consumidores quienes de forma viral comparten con cientos o miles de amigos y seguidores lo que les gusta y disgusta. Hoy, en el Perú hay más de 9 millones de usuarios de Facebook, número que crece a un ritmo de más de 200,000 nuevos usuarios al mes. Asimismo, con un promedio de uso de redes sociales de 8.3 horas al mes, el Perú está en la posición #8 del ranking mundial de adopción de redes sociales, por encima de Canadá (#10) y EE.UU. (#11). En este contexto, una opinión favorable o desfavorable sobre un producto o servicio podría divulgarse viralmente por las redes sociales en cuestión de minutos y, de ser negativa, podría afectar considerablemente la imagen de la marca o incluso la sostenibilidad de nuestras empresas.

Social CRM (Social Customer Relationship Management) es una estrategia de negocios basada en plataformas tecnológicas que permite i) monitorear efectivamente lo que los consumidores dicen en las redes sociales, ii) ganar la confianza de los consumidores al mantener relaciones personalizadas con cada uno de ellos y iii) convertir “fans” y “followers” en oportunidades de venta y finalmente en clientes leales. En vez de enviar correos electrónicos con mensajes genéricos sobre lanzamientos y promociones a miles de clientes en una base de datos, Social CRM permite que las empresas “hablen” con sus consumidores y colaboren en la identificación de oportunidades, en la resolución de problemas e incluso en el desarrollo de nuevos productos, servicios y experiencias. De acuerdo con Gartner, este año las empresas van a invertir más de US$ 1.000 millones en Social CRM a nivel mundial y esta inversión va a crecer exponencialmente en los próximos años, y Perú no va a ser la excepción.

En nuestro país, de acuerdo a Dominio Consultores, sólo 1 de cada 20 empresas interactúa con sus consumidores a través de redes sociales y no lo hace sistemáticamente con el apoyo de procesos y plataformas tecnológicas. Anticipando esta oportunidad, María García Smith y su equipo desarrollaron Blitz, una plataforma que permite monitorear lo que los consumidores dicen en las redes sociales e interpretar sus sentimientos e intenciones, e interactuar con ellos a través de múltiples canales digitales como Facebook o Twitter con el objetivo de identificar oportunidades de venta y servicio. Debemos sentirnos orgullosos que Blitz, un emprendimiento tecnológico nacional y cuyo directorio me honra presidir, ha quedado entre los semi-finalistas del concurso mundial “CRM Idol 2012”, superando a una gran cantidad de competidores de las Americas capitalizados con millones de dólares de capital de riesgo. Sin duda alguna, Blitz es evidencia de la naturaleza creativa y emprendedora de nuestros jóvenes, así como de la competitividad de nuestros profesionales en tecnologías de información.

Cuando este artículo salga publicado, el Perú tendrá 200,000 usuarios más de Facebook y seguramente para el próximo verano tendremos más de 10 millones de usuarios de Facebook, todos con el poder de juzgar públicamente la calidad de los productos y servicios que consumen. Blitz (www.blitzsuitecorp.com) ha demostrado ser una plataforma tecnológica de clase mundial capaz de ayudar a nuestras empresas, grandes y pequeñas, a convertir estos millones de “fans” y “followers” en clientes leales.

La oportunidad de la nube

Uno de los desarrollos tecnológicos que ha potenciado el impacto de las tecnologías de información y comunicaciones en la productividad y competitividad de las empresas, grandes y pequeñas, es la “computación en la nube” o “cloud computing”. De acuerdo a Gartner, este año las empresas van a invertir más de cien mil millones de dólares en “cloud computing” a nivel mundial y esta inversión va a duplicarse en tan sólo cuatro años. Asimismo, de acuerdo a Business Software Alliance e Ipsos Public Affairs, una de cada tres empresas en mercados emergentes como el nuestro ha adoptado o está dispuesta a adoptar “cloud computing” para optimizar sus operaciones y ser más eficientes. Ahora, ¿qué es “cloud computing”?

“Cloud computing” es básicamente capacidad de cómputo, flexible y disponible en tiempo real a través de Internet y cobrada en función al uso de la misma. A través del modelo de “cloud computing” se pueden distribuir [1] aplicaciones de software (Software as a Service) como Microsoft Office 365 y Google Apps, [2] plataformas para desarrollo de software (Platform as a Service) como Microsoft Azure y Google App Engine e [3] infraestructura para procesamiento y almacenamiento de datos (Infrastructure as a Service) como Amazon Web Services. Los servicios de “cloud computing” pueden prestarse de forma pública, como es el caso de los servicios mencionados de Microsoft, Google y Amazon o de forma privada utilizando capacidad de cómputo interna. En cualquiera de sus formas, los servicios de “cloud computing” son prestados de acuerdo a la demanda del usuario y enteramente gestionados por el proveedor; el usuario sólo necesita un computador y conexión a Internet.

En un mundo digitalizado e híper-conectado que ha apostado por la innovación como motor del crecimiento económico y social sostenible, es imperativo que nuestras empresas se apalanquen en modelos como “cloud computing” para ser más eficientes y rentables. “Cloud computing” les permitirá responder ágilmente a las oportunidades de negocio gracias a la flexibilidad y elasticidad de los recursos tecnológicos disponibles en tiempo real desde cualquier lugar. Asimismo, les permitirá ser más rentables dado que las inversiones en “cloud computing” no implican la compra de activos a la espera de ser instalados y mantenidos, sino la compra de servicios a ser pagados de acuerdo al consumo de los mismos. Finalmente, “cloud computing” potenciará significativamente la competitividad de las empresas más pequeñas dado que eliminará la necesidad de hacer grandes inversiones de capital y talento para desplegar las tecnologías de punta hasta hoy reservadas para empresas con grandes presupuestos. Y en una economía como la nuestra, con decenas de miles de pequeñas y medianas empresas compitiendo en un mercado cada vez más grande y exigente, “cloud computing” tiene el potencial de convertirse en un acelerador relevante del crecimiento y rentabilidad de las mismas. Ahora, para realizar el máximo potencial de este modelo vamos a tener que superar ciertos desafíos como por ejemplo infraestructura en términos de conectividad de banda ancha a nivel nacional y confianza en términos de sentirnos cómodos con procesar y almacenar información sensible en centros de datos lejos de nuestras oficinas, en la nube.

Si nos vamos a la nube, no vamos a ser los primeros ni los últimos. Cientos de empresas en el país ya están consumiendo servicios de “cloud computing” y un creciente numero de empresas, como por ejemplo Americatel y su plataforma de respaldo continuo de datos Cloud Backup, ya está ofreciendo servicios de “cloud computing” a gran escala. Es cuestión de tiempo.

Sí se puede recrear un Silicon Valley en el Perú!

Hace un par de meses, un grupo de inversionistas peruanos participamos en un programa de inmersión en el Silicon Valley, un área de menos de 50 km de radio al sur de San Francisco en la que nacieron empresas como Google, Facebook y Apple. Este programa es ofrecido por la Universidad de San Francisco y tiene como objetivo explorar in-situ las dinámicas que hacen del Silicon Valley el epicentro mundial de la innovación y el emprendimiento. Como muchas otras delegaciones que peregrinan por el Silicon Valley, en cada una de las interacciones que tuvimos con emprendedores, inversionistas y académicos, nuestra intención era entender qué debemos y podemos hacer en el Perú para recrear un ecosistema que fomente y potencie la creación de empresas innovadoras que transformen conocimiento en productos y servicios que agreguen valor a nuestras exportaciones.

Y lo primero que entendimos es que Silicon Valley no es una geografía. Silicon Valley es un ecosistema que tiene como centro de gravedad una cultura nutrida por jóvenes de todo el mundo que destacan por su talento, pasión, perseverancia y ambición. Una cultura que, pese a ser competitiva, es altamente colaborativa, es decir, que promueve el flujo permanente de ideas sobre la base de una sociedad que respeta y confía. Una cultura donde el temor al fracaso es un sentimiento desterrado dado que el fracasar es considerado un requisito para aprender, crecer y triunfar, y no un criterio para descalificar.

Entonces, para recrear un Silicon Valley en el Perú, lo primero que debemos hacer es evolucionar nuestra cultura de emprendimiento. Debemos comenzar a pensar en grande, a creer que “sí se puede” crear empresas innovadoras que, tomando ventaja de la abundancia y diversidad de nuestros recursos naturales, exporten productos altamente diferenciados para el consumo de las clases medias de los mercados asiáticos. Incluso, a creer que “sí se puede” crear empresas de base tecnológica que exporten software y servicios a la región y al mundo tomando ventaja de las incomparables economías de escala que Internet nos ofrece. Y para hacerlo, debemos estar todos, emprendedores e inversionistas, preparados para tomar riesgos inteligentes sin temor a fracasar. Y si fracasamos, pues tendremos la oportunidad de aprender e intentarlo de nuevo.

Nuestro principal activo es la naturaleza creativa y emprendedora de nuestros jóvenes que debe ser potenciada por un ecosistema que facilite la incubación y el crecimiento de los emprendimientos de mayor potencial. En el Perú, este ecosistema se está formando. Primero, necesitamos universidades que, además de formar profesionales competitivos, inspire y forme emprendedores. Segundo, necesitamos inversionistas de capital de riesgo que estén dispuestos a acompañar a sus emprendedores en el proceso de planificar y ejecutar, construir y reconstruir, acertar y fallar. Tercero, necesitamos infraestructura en la forma de incubadoras, como por ejemplo Wayra de Telefonica, que aceleren la maduración, crecimiento y globalización de los emprendimientos de mayor potencial. Y finalmente, necesitamos un gobierno que fomente la innovación y el emprendimiento a través de reglas favorables para la formación de empresas, incentivos tributarios y fondos, como por ejemplo el FINCyT, para el financiamiento de proyectos de investigación e innovación.

En conclusión, “sí se puede” recrear un Silicon Valley en el Perú. No tiene que ser el mismo, simplemente tiene que ser el nuestro. Está en nuestras manos.

Innovación, momento de tomar acción con entusiasmo y pasión!

De la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) del año pasado, cuyo tema fue “Innovación: Aceleremos la Transformación del Perú”, nos llevamos algunas reflexiones. Primero, que la última década de crecimiento sostenido, basado principalmente en la exportación de recursos naturales, nos ha llevado a ser complacientes y, hasta cierto punto, indiferentes con nuestro futuro que depende de la calidad de nuestra educación y de nuestra capacidad de transformar conocimiento en crecimiento inteligente. Segundo, que la estabilidad de nuestra macroeconomía, potenciada por los mercados asiáticos, los avances científicos y tecnológicos, y la naturaleza innovadora y emprendedora de nuestros jóvenes – nos abre una ventana de oportunidad para transformar nuestra economía, de una economía basada en la exportación de commodities a una diversificada, de valor agregado, que pueda ser sosteniblemente competitiva. Y tercero, que para lograr esta transformación debemos crear y fortalecer las capacidades de nuestras empresas para innovar, es decir, para mejorar – incremental y radicalmente – sus productos, servicios y procesos con el objetivo de lograr una oferta cada vez más diferenciada y competitiva y, de esta manera, capturar nuevos mercados y mayores márgenes. Sin duda alguna, la creación y fortalecimiento de capacidades empresariales en temas de innovación y desarrollo tecnológico es una tarea de largo plazo por lo que es imperativo iniciar este esfuerzo inmediatamente, es imperativo pasar de la discusión a la acción y hacerlo con gran entusiasmo y pasión.

Asumiendo este compromiso, el Instituto Peruano de Acción Empresarial (IPAE) anunció la creación de un Centro de Innovación cuyo Comité Estratégico me honra presidir. Nos hemos trazado cuatro objetivos: [1] desarrollar capacidades empresariales en gestión de la innovación y transferencia tecnológica con el objetivo de hacer de la innovación un proceso sistemático y escalable que transforme el conocimiento en crecimiento rentable y sostenible, [2] dinamizar la oferta y demanda de conocimiento, promoviendo el vínculo entre empresas, universidades y centros de investigación, [3] proponer políticas públicas, por ejemplo, en temas tributarios y de propiedad intelectual, que fomenten la inversión pública y privada en investigación y desarrollo y [4] promover una cultura de innovación entre nuestras empresas a través de la creación de una “Alianza por la Innovación” a ser suscrita por empresas líderes y altamente innovadoras para promover casos de éxito y buenas prácticas. Para el logro de estos objetivos, hemos firmado convenios de cooperación con Fraunhofer, primer centro de innovación de Alemania y primero de Europa, y con Tecnalia, primer centro de innovación de España. Asimismo, dado que esta tarea depende de todos los actores de nuestra sociedad – del sector privado, del sector público, del sector académico, de los medios de comunicación – hemos iniciado el largo proceso de establecer relaciones de confianza y de trabajo con un sinfín de instituciones y organizaciones del país.

En IPAE creemos firmemente en el potencial de nuestro país y, en el marco del lanzamiento de nuestro Centro de Innovación, renovamos nuestro compromiso de acompañar a nuestras empresas, grandes y pequeñas, a ser cada vez más innovadoras y competitivas gracias a la gestión del conocimiento y, de esta manera, contribuir a la transformación de nuestra economía hacia una sosteniblemente competitiva, diversificada y de alto valor agregado… el país que todos soñamos.

Competitividad, un paso adelante. Educacion, innovación y tecnología, tres atrás.

Celebramos con alegria y orgullo que nuestro país no sólo sigue creciendo a un ritmo envidiable, sino que cada año es más competitivo. De acuerdo al Global Competitiveness Report del World Economic Forum, el Perú mejoró seis posiciones en el ranking mundial de competitividad (Global Competitiveness Index) en el período 2011-2012. Si bien aún estamos en una mediocre posición #67, nos estamos moviendo en la dirección correcta y, en el camino, comenzamos a ver a nuestros vecinos en el espejo retrovisor (Colombia ocupó la posición #68 en el mismo reporte). Ahora, mientras celebramos este tipo de logros, nos cuestionamos sobre la sostenibilidad de los mismos. Es posible que nuestro país pueda mejorar, o siquiera mantener, su competitividad y siga siendo un país tan atractivo cuando nuestras capacidades para formar futuras generaciones, para crear y aplicar conocimiento son cada vez menos competitivas? Mientras mejorábamos seis posiciones en el ranking mundial de competitividad, caíamos cinco posiciones en educación primaria, tres posiciones en innovación y una posición en educación superior, tres de los 12 pilares sobre los que descansa la competitividad de una nación de acuerdo al World Economic Forum.

Del mismo modo, es posible mejorar, o siquiera mantener, la competitividad de nuestras empresas y exportaciones en un mundo digitalizado e híper-conectado cuando nuestras capacidades para explotar el potencial transformador de las tecnologías de información y comunicaciones son cada vez más limitadas? De acuerdo al Global Information Technology Report del World Economic Forum, el Perú cayó 17 posiciones a una lamentable posición #106 en el ranking mundial de tecnología (Networked Readiness Index) en el período 2012, sólo por encima de Venezuela, Paraguay y Bolivia en la región. Este índice mide la infraestructura de tecnologías de información y comunicaciones y el grado de preparación de una sociedad para aprovecharlas con el objetivo de potenciar su desarrollo económico y social.

Una de las razones que explica nuestro reciente ingreso al tercio inferior en el Networked Readiness Index es la limitada inversión en infraestructura y servicios de tecnologías de información (TI). De acuerdo a International Data Corporation (IDC), el mercado de TI del Perú es de apenas el 1.04% del PBI. Sin ir muy lejos, en Colombia, el mercado de TI es el 1.44% del PBI y en Chile el 1.66%. Es decir, Colombia y Chile juntos invierten casi 50% más que nosotros en TI para lograr el mismo dólar de crecimiento. En este contexto, cabe la pregunta: o somos increíblemente más eficientes que nuestros vecinos en el aprovechamiento de TI o somos increíblemente más ineficientes que ellos en la construcción de infraestructura y desarrollo de capacidades de TI, lo que sin duda pondría en desventaja a nuestras empresas, grandes y pequeñas, que deben ser altamente innovadoras y productivas para competir y ganar en un mundo globalizado que ha apostado por la innovación y el desarrollo tecnológico como motores del crecimiento económico y social sostenible.

Nuestra situación macroeconómica favorable, los avances tecnológicos que evidenciamos a diario y la naturaleza creativa y emprendedora de nuestros jóvenes nos dice que hoy es el momento de apostar por la innovación y desarrollo tecnológico para transformar al Perú en una economía sosteniblemente competitiva, diversificada y de alto valor agregado… en el país que todos soñamos.

Delegación de inversionistas Peruanos a Silicon Valley

Viaje de una delegación de inversionistas Peruanos a Silicon Valley fortalecerá el ecosistema peruano de innovación y emprendimientos tecnológicos.

Una delegación de empresarios peruanos estará viajando a San Francisco del 23 al 28 de Abril para participar del Programa de Inmersión en Silicon Valley de la Universidad de San Francisco, especialmente diseñado para Inversionistas privados de Latinoamérica que desean capacitarse en mejorar su capacidad de identificación de proyectos de alto potencial y en  fortalecer las posibilidades de éxito de sus inversiones.  El objetivo es la transferencia del conocimiento y las mejores prácticas de Silicon Valley por medio de un programa altamente dinámico diseñado para altos ejecutivos y que proporciona amplias oportunidades para conocer e interactuar con profesionales que han participado en el éxito de empresas como Microsoft, Apple, Yahoo!, Google, Facebook, y Twitter. 

La delegación está liderada por Luis Torres Mariscal, inversionista y empresario de tecnología, ex-Director Gerente General de Microsoft Perú, Director del Centro de Innovación del Instituto Peruano de Acción Empresarial y Presidente de CADE Ejecutivos 2012. Participan también 5 miembros  Perú Capital Network, los directivos de Wayra Perú  y otros miembros de la comunidad de inversiones peruana. Los participantes del programa asistirán a talleres con líderes de la comunidad de inversión de Silicon Valley. Visitarán programas de incubación y aceleración como Plug and Play, inversionistas líderes de capital de riesgo (venture capital), y participarán en el “Deal Flow” de Kereitsu Forum, la red de inversionistas ángeles mas importante del mundo. A través de la experiencia directa, los asistentes adquirirán las herramientas, conocimiento y redes empresariales que fortalecerán el desarrollo del ecosistema de inversión, innovación y emprendimientos de base tecnológica en el Perú.

Peru Capital Network es una red de Inversionistas privados que se especializa en capital semilla e inversión ángel, conectando a sus socios, que son personas de alto patrimonio en búsqueda de inversiones, con empresas jóvenes prometedoras en busca de formas alternativas de financiamiento. Wayra es la aceleradora de negocios tecnológicos del Grupo Telefónica, quienes identifican emprendedores y proyectos tecnológicos de alto potencial e invierten capital a cambio de un participación minoritaria en la nueva empresa, facilitando un espacio físico de coworking  equipado con la última tecnología en materia de conectividad y brindando toda la asesoría y soporte legal, contable y comercial del Grupo Telefónica a nivel global y local.